Previous slide
Next slide
Diario
día a día
Conferencia
Ellas

Día 4: Jesús también perdonó.

Pedro era uno de los discípulos de Jesús, uno de sus amigos más cercanos. Alguien que le juró nunca negarlo y nunca traicionarlo. Y tal como Jesús dijo que pasaría, Pedro lo negó. Jesús sabía que esto pasaría (leer Mateo 26:69-75), así como también sabía que otro de sus discípulos, Judas, sería quien lo entregaría para morir.

¿Cómo se ve esto hoy para nosotros? 

Tal vez no te traicionaron como a Jesús, pero si te hicieron daño. Confiaste en personas, amigos o en tus padres y traicionaron tu confianza.

Las personas que más debían cuidarte tal vez no lo hicieron. Inesperadamente, muchas cosas se rompieron en ti y ahora te cuesta mucho más que antes confiar en las personas y abrir tu corazón a nuevas amistades. Tal vez, hay enojo y falta de perdón en ti por las cosas que prometieron y no cumplieron. Joyce Meyer dice que la falta de perdón es como uno tomar veneno y esperar que la otra persona muera.

La historia de Pedro no es una historia de traición es más bien una historia de perdón. Jesús sabía lo que Pedro iba a hacer, y aún así fue a la cruz por él; aún así volvió por él, y curiosamente no le recordó que lo había traicionado, sino le recordó 3 veces para qué había sido llamado (Leer Juan 21:15-17).

La gracia siempre nos encuentra cuando menos lo merecemos.

Jesús no se quedó solo en perdonar, sino que extendió su gracia. 

Tal vez tú no has negado a Jesús verbalmente como Pedro lo hizo, pero cuántas veces lo hemos negado con nuestras acciones. Pero aún así, sabiendo todo eso, él fue a la cruz por nosotros y renueva su amor y misericordia todos los días.

Recuerda:

  • Perdonar no siempre es fácil porque no se siente justo, pero nada es más injusto que Jesús yendo a la cruz por nosotros, y aún así lo hizo amándonos y perdonándonos. 
  • Recuerda que Jesús también fue traicionado, pero eligió perdonar. Perdonar te hace libre a ti. Dar gracia te ayuda a recordar toda la gracia que tú has recibido y sigues recibiendo.

Te desafío a tomar el ejemplo de Jesús y dar a otros la misma gracia que recibiste, perdona así como has sido perdonado. 

Versículos:

“¡Con todas las fuerzas de mi ser alabaré a mi Dios! ¡Con todas las fuerzas de mi ser lo alabaré y recordaré todas sus bondades! Mi Dios me perdonó todo el mal que he hecho; me devolvió la salud, me libró de la muerte, ¡me llenó de amor y de ternura! Mi Dios me da siempre todo lo mejor; ¡me hace fuerte como las águilas!” (Salmos 103:1-5 TLA) 

“No obstante, aún me atrevo a tener esperanza cuando recuerdo lo siguiente: ¡El fiel amor del Señor nunca se acaba! Sus misericordias jamás terminan. Grande es su fidelidad; sus misericordias son nuevas cada mañana”.(Lamentaciones 3:21-23 NTV)

“Sanen a los enfermos, resuciten a los muertos, limpien de su enfermedad a los que tienen lepra, expulsen a los demonios. Lo que ustedes recibieron gratis, denlo gratuitamente”. (Mateo 10:8 NVI)

Recursos

Wallpaper

Para imprimir













Petición de oración

Escribenos aquí tu peticion de oración

¿Eres nuevo en caminodevida?

¡Bienvenido a casa! Nos encantaría saber más de ti, y orar si tienes alguna necesidad de oración. ¡Gracias por tomar el tiempo de llenar estos datos!