Registro tu

grupo pequeño

Conferencia
La Sal
Síguenos

Vol 3: Llamado de emergencia.

¿Alguna vez han culpado a tu adolescencia por tus emociones? De repente has sentido que realmente nadie puede entender lo que sientes, incluso ni siquiera tú mismo a veces. Hay momentos en los que sientes todo y momentos en los que simplemente no sientes nada. Quizás alguien te dijo: “No seas intensa o intenso”, “¿Por qué lloras tanto?”, “Todo te enoja”, y así tantas cosas más. No digo esto por juzgar a las personas que dijeron estas cosas, porque probablemente ellas también las escucharon. Pero tal vez estás en un ambiente donde expresar emociones es algo que no está bien, es algo que muestra debilidad. O por lo contrario, estás creciendo en un hogar que te enseña a expresarse de manera saludable y asertiva pero aún así sientes miedo de tus emociones. 

Hoy quiero que recuerdes esto, Dios nos creó así, Dios creó las emociones. Qué delicioso es disfrutar la vida con toda la experiencia de las emociones. Dios creó la alegría y la tristeza, el dolor y la satisfacción, junto muchas emociones más. Sentir estas emociones no está mal, eres humano, pero ¿cómo darnos cuenta que nuestras emociones nos están llevando a un lugar inestable u oscuro?

El día de ayer hablamos de que tú decides qué pensamientos se quedan y echan raíces en ti. Más aún, los pensamientos que al final dejas que permanezcan en ti son los que generan las emociones que experimentas en el día y si esto se vuelve un patrón, es ahí cuando una emoción te lleva a tomar una decisión. Es por esto que las cosas no “simplemente pasan”, es algo que permitiste tal vez de manera inconsciente, que crezca en ti.

Tampoco estoy aquí para negar e invalidar tus emociones. De repente te hicieron daño o estás viviendo una situación muy dolorosa, y estás en todo tu derecho de tener una reacción. Pero ¿qué vida quieres vivir? ¿Una vida llena de lamento por las cosas que te pasaron, por las cosas que terminaste haciendo, por el daño que te hicieron o incluso que te hiciste a ti mismo o la promesa de Jesús de una vida en abundancia? 

Sí es cierto, muchas veces no elegimos las cosas que nos suceden y no podemos cambiar las circunstancias que estamos viviendo, pero si podemos elegir cómo reaccionamos. Nuestras emociones, como ya vimos, son normales, pero no fueron hechas para controlarnos. ¿Quién está a cargo de tu corazón? ¿Quién o qué estás permitiendo que sostenga tus emociones? Te das cuenta que muchas veces dejamos nuestro corazón en manos de la atmósfera, de las situaciones, de personas, y al final del día nosotros nos vemos como las víctimas de todo y todos. Esa no es la vida que Dios quiere que vivamos. 

Proverbios 4:23 dice “’Sobre todas las cosas cuida tu corazón, porque este determina el rumbo de tu vida.’ Sobre todo lo que cuidas, cuida tu corazón. La versión actual debería ser, cuida tu corazón así como cuidas tu celular.

Los ataques cardíacos ocurren cuando las arterias están bloqueadas. ¿Qué haces cuando tu corazón se siente bloqueado por tristeza, estrés, depresión, ansiedad, dolor? Volvamos a David. En el Salmo 42:5 dice:  “Entonces, alma mía, ¿por qué te deprimirías? ¿Por qué te hundirías en la desesperación? Simplemente sigue esperando y esperando en Dios, tu Salvador. ¡No importa qué, todavía cantaré  alabanzas, porque tú eres mi gracia salvadora!”  

No se trata de invalidar o desechar tus emociones, reconócelas. Pero de nada sirve reconocerlas si no las llevas a un lugar saludable y seguro. Y ¿qué lugar es más seguro que Dios y su presencia? ¿Por qué crees que David cada vez que sentía que se hundía en su oscuridad corría a alabar a Dios? Porque ese era su lugar seguro. David era honesto delante de Dios, no escondía sus emociones. Pero al final de cada situación, él llevó sus emociones a un lugar seguro. Él se hablaba a sí mismo, recordando que sus emociones, y cada circunstancia que estaba viviendo iba a pasar, pero que Dios jamás cambiaría.

¿Sabes por qué necesitamos a Dios tanto? Porque vivimos en un mundo inestable, las personas son inestables, las situaciones, todo es inestable, pero Dios no.

Dios no cambia, su paz no deja de ser, su amor no deja de ser, todo lo que Él es no deja de ser. Si quieres un lugar seguro para tus emociones, siempre lo encontrarás en Dios. No hay mejor antídoto para las emociones descontroladas que practicar ser consciente de la presencia de Dios cada día de tu vida.

Versículos:

“Sobre todas las cosas cuida tu corazón, porque este determina el rumbo de tu vida.” Proverbios 4:23 NTV

“¿Por qué estoy desanimado? ¿Por qué está tan triste mi corazón? ¡Pondré mi esperanza en Dios! Nuevamente lo alabaré, ¡mi Salvador y” Salmos 42:5 NTV

“¡Den gracias al Señor, porque él es bueno! Su fiel amor perdura para siempre. Que todo Israel repita: «Su fiel amor perdura para siempre». Que los descendientes de Aarón, los sacerdotes, repitan: «Su fiel amor perdura para siempre». Que todos los que temen al Señor repitan: «Su fiel amor perdura para siempre». En mi angustia oré al Señor, y el Señor me respondió y me liberó. El Señor está de mi parte, por tanto, no temeré. ¿Qué me puede hacer un simple mortal?” Salmos 118:1-6 NTV

Recursos

Wallpaper

Para imprimir













Petición de oración

Escribenos aquí tu peticion de oración

¿Eres nuevo en caminodevida?

¡Bienvenido a casa! Nos encantaría saber más de ti, y orar si tienes alguna necesidad de oración. ¡Gracias por tomar el tiempo de llenar estos datos!