Registro tu

grupo pequeño

Conferencia
La Sal
Síguenos

Día 3:  Que nadie me diga

¿Recuerdas cómo eras de niño? ¿Los sueños que tenías? Tal vez jugabas a fingir que eras otra persona o soñaste en convertirte algún día en un artista o en doctor, quizá en un abogado o un profesional de algún deporte. Estabas asombrado de todas las posibilidades. Aun si es que viviste bajo circunstancias difíciles, cuando fuiste niño siempre había este pensamiento: “Cuando sea grande…”

Sin embargo, a medida que fuiste creciendo, las circunstancias no se dieron de la manera que esperabas, la vida dio giros que nunca imaginaste. Donde alguna vez estuviste asombrado, ahora estás decepcionado.

Quizá oraste y no obtuviste respuesta, quizá confiaste y rompieron esa confianza, quizá soñaste con una familia hermosa y perfecta, pero sientes que tu familia está muy alejada de la perfección.

Tal vez las circunstancias han causado que creas que Dios puede hacerlo por todos, menos por ti. Quizá la gente te ha dicho que no hay solución; pero cualquiera sea la mentira que tú has creído o declarado sobre ti, vengo a decirte que no hay nada que él no puede hacer.

Lucas 1:37 en la versión Reina Valera 60 dice: “Porque nada hay imposible para Dios”. Nada. Eso mismo pensaba el centurión cuando fue a pedir ayuda a Jesús en favor de su sirviente: “solo habla la Palabra y mi siervo será sano”.

Solo cuando entendemos que en medio de nuestra desesperación podemos hablar con Jesús, quien es el único que puede responder porque tiene toda la autoridad, es cuando podemos declarar que ¡no hay nada imposible para Dios, nada! Porque solo el que tiene la autoridad puede hablar y su Palabra, que tiene poder, tiene el efecto de ser cumplida en el acto.

Santiago 1:17 dice que “todo lo bueno y perfecto es un regalo que viene de Dios”.

¡El enemigo es el que engaña! ¡Dios es el dador de todo lo bueno! Su nombre no cambia y esta es nuestra declaración: que toda circunstancia, toda mentira, todo cosa que se levanta en nuestra vida se va a encontrar con la promesa de Dios.

Nuestra oración es que mientras escuches esta canción y leas los versículos, encuentres otra vez ese asombro de Dios, que determines en tu corazón ¡que nadie te diga que Dios no puede hacerlo, y que recuerdes que él ya lo ha hecho! 

Versículos:

Filipenses 2:10-11 NVI
“Para que ante el nombre de Jesús, se doble toda rodilla en el cielo y en la tierra y debajo de la tierra, y toda lengua confiese que Jesucristo es el Señor, para gloria de Dios Padre”.

Salmos 103:1-2 NTV
Que todo lo que soy alabe al Señor; con todo el corazón alabaré su santo nombre. Que todo lo que soy alabe al Señor; que nunca olvide todas las cosas buenas que hace por mí”.

Salmos 52:9 NVI
“En todo tiempo te alabaré por tus obras; en ti pondré mi esperanza en presencia de tus fieles, porque tu nombre es bueno”.













Petición de oración

Escribenos aquí tu peticion de oración

¿Eres nuevo en caminodevida?

¡Bienvenido a casa! Nos encantaría saber más de ti, y orar si tienes alguna necesidad de oración. ¡Gracias por tomar el tiempo de llenar estos datos!