Registro tu

grupo pequeño

Conferencia
La Sal
Síguenos

Día 1:  Solo mirarte una vez

Efesios 6:10-13 (NVI)

“Por último, fortalézcanse con el gran poder del Señor. Pónganse toda la armadura de Dios para que puedan hacer frente a las artimañas del diablo. Porque nuestra lucha no es contra seres humanos, sino contra poderes, contra autoridades, contra potestades que dominan este mundo de tinieblas, contra fuerzas espirituales malignas en las regiones celestiales. Por lo tanto, pónganse toda la armadura de Dios, para que cuando llegue el día malo puedan resistir hasta el fin con firmeza”.

¿Te ha pasado que alguna vez has malinterpretado a alguien, y esta situación consumió toda tu energía? ¿ O en alguna oportunidad muchas personas te dieron un cumplido pero bastó que uno diga algo negativo para que pienses que todo salió mal? ¿Te ha pasado que te dieron un diagnóstico que te llenó de miedo o ansiedad? 

La Biblia habla de que nuestra pelea no es contra seres humanos, aunque cuando ocurren esas situaciones o malos entendidos, es donde más duele. Muchas veces el enemigo aprovecha estas situaciones para distraerte de lo que Dios está haciendo, de su propósito, de ver claramente. Y la pregunta es, ¿cómo quiero y cómo puedo responder ante tales situaciones?

Al enemigo le encanta confundir, distraer y robar nuestra atención de lo principal. Él usa situaciones, diagnósticos y el conflicto entre personas, especialmente personas que amamos, para quitar nuestra mirada de lo principal.

Creo que por eso es tan importante reconocer qué estás mirando en esta vida. No solo en un plano tangible, sino ¿qué estás engrandeciendo en tu vida?

Yo sé esto: ¡Necesito a Jesús, necesito verlo a él, fijar mi mirada en él, necesito ver su obra terminada y recordar cuánto él me ama! Necesito contemplar su creación y asombrarme.

Cuando todo a tu alrededor te esté abrumando, te esté haciendo mirar el dolor, la frustración, el conflicto, recuerda: Solo basta mirarlo una vez, pensar en él, y todo lo demás encuentra su lugar; la tormenta se calma.

¿Te sientes cansado y sin fuerzas para seguir? 

Fija tu mirada en Jesús y en la cruz. Al mirarlo, te darás cuenta de que él es todo lo que necesitas. Él es suficiente. 

Quizá las circunstancias a tu alrededor no cambien, pero he aquí la diferencia: estás envuelto en su presencia, y todo lo que parecía abrumador de pronto encuentra un respiro en él, donde solo eres tú y Dios. 

A veces buscamos la solución a la frustración, al miedo o al dolor que sentimos en terapias, personas, libros o distracciones; y quizá eso pueda ayudar por un instante, pero basta solo un minuto en la presencia de Dios para que todo en mí cambie. Estar en su presencia es la mejor solución.

Hoy, encuéntrate en Dios. Toma un tiempo para pensar en él, para mirarlo. Involúcralo en tu día, en cada espacio, en cada suceso, porque Dios es más que suficiente. 

 

Versículos:

Salmos 8:3-9 NBV
“Cuando alzo la vista al cielo nocturno y contemplo la obra de tus manos, la luna y las estrellas que tú hiciste, no logro comprender por qué te ocupas de nosotros, simples mortales. Nos hiciste apenas un poco inferior a un dios, y nos coronaste de gloria y de honra. Pusiste a nuestro cuidado todo cuanto has hecho; todo ha sido puesto bajo nuestra autoridad: las ovejas, bueyes, los animales salvajes, las aves, los peces y todos los seres del mar. ¡Oh Señor nuestro, la majestad y gloria de tu nombre llenan la tierra!”

Hebreos 12:1-3 NTV
“Por lo tanto, ya que estamos rodeados por una enorme multitud de testigos de la vida de fe, quitémonos todo peso que nos impida correr, especialmente el pecado que tan fácilmente nos hace tropezar. Y corramos con perseverancia la carrera que Dios nos ha puesto por delante. Esto lo hacemos al fijar la mirada en Jesús, el campeón que inicia y perfecciona nuestra fe. Debido al gozo que le esperaba, Jesús soportó la cruz, sin importarle la vergüenza que esta representaba. Ahora está sentado en el lugar de honor, junto al trono de Dios. Piensen en toda la hostilidad que soportó por parte de pecadores, así no se cansarán ni se darán por vencidos”.













Petición de oración

Escribenos aquí tu peticion de oración

¿Eres nuevo en caminodevida?

¡Bienvenido a casa! Nos encantaría saber más de ti, y orar si tienes alguna necesidad de oración. ¡Gracias por tomar el tiempo de llenar estos datos!